Ben vardı 25 Ne zaman bir çocuk vardı ve şartlar hala bilinmeyen yıl (Kızım istedim bebekliğinden beri) benim kızının babası onu terk etmeye karar verdi.
Por aquel entonces mi Aile tenia un bar y yo tenia 2 benim kızım desteklemek için iş.
Siempre tenia que ir al bar a dejar a mi hija cuando salia de un trabajo para entrar en otro. Allí en el bar, trabajaba como camarero mi hermano. Algunos clientes con el roce acabaron convirtiéndose en amigos para él, entre ellos estaba Roberto.
Roberto hacia muchas migas con mi hija, y además salia con nosotros con el grupo de amigos. Roberto intentaba acercarse a mi, pero yo tenia mis miras en otra parte. Por más que lo intentase y se ofreciera para todo yo ya estaba conociendo a alguien, así que lo dejé de lado, encima en uno de los peores momentos ya que había fallecido alguien importante para él.
Yo ajena a todo empecé mi vida con una nueva Çift.
Como todos los comienzos me sentía feliz pero esto tardo bien poco en esfumarse.
Cada día tenia que trabajar más, más presión, mi familia no paraba de presionarme más y mas y a eso le tenía que sumar que mi pareja de aquel entonces comenzó a maltratarme psicológicamente con sus celos. Gracias a dios tuve la suficiente fuerza para dejar a la que fue mi pareja, que a pesar de sus amenazas, acabo por aburrirse.
 
Todo esto hizo que, sin darme cuenta, cayese en las redes de la anorexiaHabía enfermado hasta tal punto en el que los médicos me dieron un ultimátum, ” o engordas o te ingresamos”. ¡Dios!,  mi mundo se derrumbaba, me sentía completamente sola, tenia a mi hija por la cual luchaba día a día. No tenía a nadie más que a mi. Mi madre en vez de apoyarme siempre intentaba pisotearme más y más.
 
Un día estando en el bar volví a ver a Roberto y comenzamos a hablar. Evidentemente estaba preocupado. Mi aspecto físico era desastroso pero no le dio mayor relevancia, me hizo sentir cómoda hablando de cosas banales.
Estas visitas cada vez se hicieron mas continuas, hasta que un día decidimos quedarPero no en modo cita, sino que decidimos hacer deporte juntos.
Como mi estado de salud era delicado nos íbamos a andar.  Esos paseos se me pasaban volando. Nos tirábamos horas hablando y sin darnos cuenta algo surgió.
Pasaron muchos meses hasta que al fin llego un beso, sin darme cuenta me había enamorado de él. Sentía que era el hombre de mi vida y poco a poco sin querer nada, consiguió que saliese de esa enfermedad en la que yo ni siquiera me estaba dando cuenta . Solo con él me sentía a gusto y mi hija lo adoraba.
Comenzamos una relación y con el paso del tiempo pensamos que tendríamos que birlikte yaşamak como una familia, pero esto no seria fácil.
Con todo en contra, nos fuimos a vivir juntos y esto molesto mucho a mi madre, que loca y muerta de celos me hizo la vida imposible hasta el punto de querer quitarme a mi hija.
Esto me hundía pero, Roberto siempre estaba ahí apoyándome, a mi y a mi hija.
Seguimos luchando día a día y con parte de mi familia en contra y viendo como repercutían en mi salud, decidimos darle un cambio radical a nuestras vidas. Nos fuimos a otra provincia a vivir.
Aquí comenzó realmente nuestra vida juntos. Dejamos atrás muchos problemas y comenzamos nueva etapa.
Esta nueva etapa estaría cargada de pasado, problemas económicos, familiares y de salud, ya que mi enfermedad todavía no estaba curada del todo. Pero también estaría cargada de sueños. Decidimos casarnos para formar un vinculo familiar autentico, un hogar, una familia y una nueva vida.
Hoy día estamos esperando con ansias el día de nuestra Düğün, y aunque hay muchos momentos difíciles, los afrontamos con fuerzas porque los tres juntos somos una autentica familia y nos prima el ser felices.
 
Fin,